Escritura anónima, "cáncer de barrio" y gentrificación en Saavedra



Mercedes Perullini, Florencia Russo y Pablo Tajman invitan a no quedarnos callados frente al avance del nuevo código urbanístico y los proyectos de GCBA que transforman nuestros barrios, tocando la memoria colectiva y disminuyendo la disponibilidad del espacio público.




por Mercedes Perullini, Florencia Russo y Pablo Tajman


Hoy nos encontramos con una pintada en el edificio construido en el terreno que supo ser el de una de las casas más lindas de nuestro barrio. Una casa preciosa con jardín y sol y cielo que ahora es -Larreta cambiando los códigos de construcción mediante- una mole de siete pisos que da sombra en nuestra terraza. Nos preocupa terriblemente el nuevo código urbanístico, porque está arrasando con inmuebles ligados a la identidad barrial, que hacen a la memoria colectiva del vecindario y que no necesariamente están enmarcados en la reglamentación que protege, al menos, a aquellos sitios de valor arquitectónico o histórico [1]. Cuando vimos la pintada, además de que nos gustó el concepto ("Cáncer de barrio"), pensamos: "Qué corderitos yendo al matadero que somos, si cada vecinx con el que hablamos está indignadx con la escalada de edificios, con la pérdida de cielo y casas que dan identidad al barrio, si hasta los pájaros se van del parque Saavedra por el ruido ensordecedor de las obras, ¿por qué será que no logramos oponernos de modo efectivo a estas medidas?"


Tenemos un hermoso Parque Saavedra al que además le intentan hacer una zanja de 530 metros de largo para ocuparla, en principio, con agua proveniente de napas freáticas. Son las napas más superficiales y más contaminadas. Un proyecto del GCBA que quitará unos 5.000 metros cuadrados de espacio verde. Y para seguir agrandando este despropósito, van a continuar colocando cemento en el parque ya que, hasta el fondo, esa zanja estará tapizada de cemento [2]. Nos venden el proyecto llamando “arroyo artificial” a la zanja. La realidad es que, si no accionamos pronto, Saavedra va a tener su zanja (la podemos llamar de la manera que sea) y nos quedaremos sin el parque que tenemos.


Para lxs vecinxs de Saavedra, quienes vivimos parte de nuestras vidas en ese espacio verde, jugando a pelota, andando en bicicleta, leyendo bajo el sol en nuestras reposeras o tomando mate con vecinxs, amigxs, familia, nos resulta inconcebible. Pero parece que a los grandes emprendimientos inmobiliarios les resulta atractiva la idea de vender sus departamentos con amenities en un barrio top, con un arroyo artificial rodeado de parque, apelando tal vez a que ciertas personas proyecten fantasías de vivir en un barrio que emule una pequeña Paris con su Sena o una pequeña Londres con su Támesis. Los procesos de gentrificación tienen esa característica de expulsar a sus antiguxs vecinxs, para recibir poblaciones que posiblemente tengan mayor poder adquisitivo, pero seguramente, también otras subjetividades. Porque toda esta serie de cambios y modificaciones en lo edilicio tiene que ver con la disponibilidad o no del espacio público, con la posibilidad de armar lazos comunitarios, de compartir con lxs vecinxs, de conocernos.


En contraposición está la nueva ética que define el neoliberalismo, con sus mandatos de productividad, porque ahora somxs dueñxs de nuestro propio éxito social, y de “disfrute para la imagen que se proyecta”, porque ya no interesa si el café y la porción de torta que merendamos estaba rica, sino que la imagen que subimos a las redes muestre el disfrute. Bajo esta lógica, ya no interesa el espacio verde en sí, ni los pajaritos, ni el tiempo de lectura en el parque. Solo importa pasear unos minutos por el arroyo y subir la foto, que no refleja la contaminación química de las aguas, ni la contaminación sonora de las obras de construcciones aledañas.

Estx escritorx anónimx, siento, nos convoca a no quedarnos pasivizados frente a las leyes injustas, inconsultas, destructivas, que hacen que sintamos que no tenemos agencia sobre nuestro lugar. Ahora nos sentimos menos solxs.


El cáncer de barrio viene con metástasis, decenas de obras en unas cuantas manzanas lo atestiguan. Si bien podría decirse que estamos un poco grandes para rockerxs (o también que ya no hay rockerxs jóvenes), hoy compramos nuestro aerosol en la ferretería amiga ¡No estás solx, escritorx anónimx!






[1] Mauricio Giambartolomei, ¿Ciudad moderna o petrificada? La tensión por la protección de edificios se extiende entre los barrios que pierden valor patrimonial, La Nación, 13 de junio de 2022.


[2] El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires convocó a una Audiencia Pública para el próximo 27 de junio, en la cual se debatirá el polémico proyecto de “arroyo a cielo abierto” atravesando Parque Saavedra, con el propósito enunciado de poder ser un reservorio eventual del arroyo Medrano para evitar inundaciones. Lo cierto es que existía un proyecto denominado Reservorio 2 en terrenos ya definidos del Parque Sarmiento (ex-drive de Golf) , que llamativamente fue marginado, pese a haber sido considerado estratégico ante la Legislatura de la Ciudad de Buenos (video https://youtu.be/Hj7iy5QpfTk), y los terrenos previstos para el reservorio preventivo Sarmiento 2 han sido cedidos en forma temporaria a un club deportivo privado.

La inscripción para participar y ver el Expediente Electrónico Nº 39234202-GCABA-APRA/21 se extiende hasta el martes 21 de junio. Los interesados en hacerlo deben enviar un mail a audienciaspublicas@buenosaires.gob.ar o comunicarse al 11-5326-8471 de lunes a viernes de 11 a 16 hs.